miércoles, septiembre 21, 2005

Hacer de la vida un juego donde el triunfo es vivir...


Las siguientes reflexiones surgen del observar un juego que fue inventado improvisadamente, que no existìa, y no tenìa reglas, y estas se iban conformando y diseñando, para poder disfrutar el juego mismo, y no para pensar en la victoria.

El juego mismo era lo importante, y aunque tanto el juego como estas reflexiones pueden caer en la metàfora, no es de mi interès que la vida la podemos definir como un juego, o el juego como una vida, ya que eso serìa volver al camino planteado en tantos recorridos teòricos como el de Huizinga al señalar la cultura como juego, o el de Buytendijk al señar el juego como lo juvenil, olvidàndose de señalar lo propio de cada juego.

Bueno, me he olvidado momentaneamente de mi interès central de esta entrada.

El juego que observè y la reflexiòn parten de una pelìcula, la cual no es importante tanto como pelìcula, sino como reflexiòn misma que me surgiò al verla.

La vida es bella de Roberto Benigni,sobra explicar, pero explicare.

Un Filme del holocausto con una mirada centrada en las emociones de un padre de familia judìo con especiales tendencias de caràcter alegres, apegado al simulacro de roles en todo momento, al simulacro de situaciones, dentro de un contexto de reglas que no permitian y exigìan otro comportamiento.

Sin màs introducciòn, el papel que el juego tiene en el filme es determinante, ya que el personaje principal solo ve la posibilidad de salvar la vida de su hijo(tanto emocional, moral como fisicamente) en el juego y en la improvisaciòn de este, y lo hace de tal manera, que basa todo en la idea de un triunfo para el niño, resaltandolo en la idea de un premio como recompensa por haber jugado bien, que es muy distinto al verdadero triunfo del juego, que reside en el mismo juego, y que como metafora consiste en hacer creer que la vida es un juego y que mientras se este vivo se puede jugar y asì, solo asì, se puede pensar despùes en un premio y un triunfo.

Dicha idea me parece de lo màs interesante, ya que el juego muestra realmente su capacidad para atar al presente y al juego mismo.

Señalarè algunas de las reflexiones que surgieron en el filme:

* El placer del jugar esta en el jugar mismo, y su triunfo y lo productivo radican en ese mismo placer, es decir, el juego radica en el juego y su finalidad es el juego, y en el filme esto se presenta de la siguiente manera: El vivir es lo importante, se pretende vivir jugando, engañanado al otro mediante un juego, el creador del juego no lo hace para engañar, lo hace para resaltar la capacidad del juego para ocultar que fuera del juego todo lo que se comète son atrocidades inexplicables, por lo que necesita de la credibilidad del jugador de saberse en un juego, y eso lo lleva a las reglas del juego que èl mismo crea para evitar que el jugador(su hijo pequeño) muera, es decir deje de jugar, aunque si bien es cierto, todo esto va disfrazado de la idea de que el niño ganarà un tanque nuevo si gana el juego, y esto es lo que me interesa.

* La idea del tanque y del premio es lo que llega a sujetar al niño a seguir jugando, el triunfo es lo que lo motiva a mantenerse en el juego a pesar de ya no querer seguir jugando, es decir se rompe un principio bàsico del juego que tanto mencionò Caillois, la libertad.

El niño no juega ya por su gusto, juega solo atado a que esta cerca del triunfo, y aunque quiere dejar de jugar ya, el simplehecho de alejarse del premio, màs no del juego, lo hace seguir jugando.
Entonces,¿No es el triunfo un alejamiento de las premisas del juego?¿Del juego mismo?...

* Por otra parte, y retomando las reglas que se dan improvisadamente, si uno no cumple las reglas no solo pierde, y queda fuera del juego, si no que tambièn ve afectado su ser, es decir,deja de ser jugador, transgrede esta posiciòn, y me refiero a esto por el caso de ¿Porque un jugador en igualdad de circunstancias con otro tiene que romper las reglas, es decir, hacer trampa?.

No lo hace por jugar, porque sabe que con esto ya no esta jugando, rompe otra premisa del juego, la cual reside en la igualdad ante las reglas y la honestidad con el otro jugador, el autorespeto,y las reglas se rompen como menciones pensandop en otra cosa que no sea ni el juego ni el jugador,¿Pensando en que?, quizà en el triunfo, en ganar a pesar de saberse derrotado por el dominio legal del otro jugador del juego, el ganar motiva a romper las reglas.

Como conclusiòn por hoy, pienso que el triunfo, el ganar, no es un fin ni un principio, es una transgresiòn al juego mismo, ya que no se juega para triunfar(o bueno, no se deberìa jugar asì,ya que en nuestar sociedad este es el sistema de juego que màs se premia), y me refiero a cualquier categorìa de juego, es màs, me atrevoa decir que en el agòn(competencia) se juega para competir, sì, pero para competir con el mismo juego, desarrrollar habilidades que permitan evolucionar dentro del juego, no se empieza a jugar pensando en triunfar, ya que este hecho por si mismo transgrede al juego en todas sus dimensiones.

Quiza empiezo a entrar en una ètica del juego, pero:
¿Està ètica està màs cerca de la sabidurìa o de la razòn? F. Varela