jueves, octubre 13, 2005

La selección del más apto: Regresando al sendero del triunfo o la dignificación y presencia del perdedor.


Continuando con lecturas sociológicas, de acuerdo al magister, y centrándome en la línea del desarrollo-progreso, es preciso dejar en claro que el seguimiento del juego precisa de recoger tèsis acerca de la evolución desde distintos puntos de vista, teniendo una partida en la adaptación del darwinismo, en el darwinismo social.

El darwinismo social, tal como lo enfoca Wallerstein/Prigogine ( Abrir las ciencias sociales) ha afectado de igual manera la concepción del juego, al hacer de la selección del más apto, es decir, el ganador, el único capaz de hablar del juego, tal parece que es socialmente el actor inicado para hacerlo, olvidándonos que el juego tiene otro 50%, el llamado perdedor, de dónde pueden salir otros enfoques para hablar de la evolución del juego y de la del jugador.

Continuando con teorías de la evolución, y dando pasó a teoría de los sistemas, la evolución como darwinismo social empieza a tomar un nuevo enfoque, es decir, la búsqueda de una estabilización a las variaciones que el ser humano hace a lo social, aunque este enfoque ha sido permeado de críticas, ya que ve a la sociedad como el funcionamiento autopoiético de una célula( Luhmann).

Ahora , desde el enfoque matemático de la teorìa del juego, la cual como bien se ha dicho, más que una teoría del juego, se trata de una teoría de la estrategia, poco se puede hablar de la evolución del juego, siendo el enfoque más pertinente, el de desarrollo interno como modelo ideal del juego, ya sea para tender al incentivo, o al equilibrio.

El interés es empezar a pensar que el juego por el juego es un escenario posible, no sólo uno ideal, y que dentro de él, se sustenten varios cambios paradigmáticos que se viven en lo social actualmente, como la desnormativización, el cambio de conceptos como autoridad, apropiación, etc.

Dentro de este escenario, el juego se convierte en un paralelismo al acontecer social, sin tener que ser explicado desde lo social, pero que tampoco puede ser explicado sin ello, ya que se trata de la perspectiva del jugador.

Ahora si hablamos que lo social esta cambiando, tenemos que suponer que la perspectiva del jugador está en movimiento, y que el juego está cambiando en este momento por una variación en el modo de jugar, y si el juego permite dicha variación es porque la suponía desde un inicio, como una manera de jugar.

El supuesto perdedor comienza a dejar de ser alejado de la evolución social del juego, del desarrollo interno del mismo, para sustituirlo por el interés mismo en jugar, que con lleva otros cambios, y que de alguna manera, comienza a transformar esa idea agónica del triunfo.

Dejar de lado el juego como modelo matemático, como espacio cultural, como metáfora de lo juvenil, lo estético, y pensarlo desde sus propias características,y pensarlo desde la perspectiva social del jugador, involucra al juego directamente en la sociedad, sin intentar explicar lo social como un juego, ni un juego como lo social, sino observando la manera en la que se codeterminan y lo que cada uno se produce en su evolución, y como esto afecta su desarrollo, lo cual resulta innegable.